Los males del exceso de trabajo

Los males del exceso de trabajo

Hablar de los males del exceso de trabajo, concepto personificado en la imagen del yuppie ochentero -cerremos los ojos, veamos a Michael Douglas todo uno con su gigantesco teléfono, su pelo engominado, sus tirantes y su pitillo- en un periodo de crisis puede sonar algo desafortunado, pero la verdad es que pese a las exigencias, hay que saber decir no y parar para poder rendir al máximo al día siguiente.

El meter más horas realmente no va a significar que rindamos más si al día siguiente no tenemos las condiciones óptimas para poder afrontar otra larga jornada laboral. Conoce los diferentes problemas que pueden surgir al estar más de las horas necesarias en la oficina (desde problemas de espalda a cansancio ocular, estrés o problemas cardiovasculares) y las diferentes soluciones que puedes poner a los problemas que se te pueden presentar. Piensa que si los cumples vas a conseguir es ser un trabajador más rentable. ¡Está en tu mano!

1. Depresión

Un estudio publicado en Plos One afirma que las personas que trabajan más de 11 horas al día tiene el doble de probabilidades de sufrir un episodio depresivo. ¿Por qué? Por estrés y por falta de momentos de ocio y relajación.

Solución: aunque el trabajo nos absorba, es conveniente fijar al menos un momento de relax al día. Si son padres y sus hijos son bebés, nunca se pierdan la hora del baño. Si son unos solteros empedernidos, no falten a su after work. Si no pueden hacer otra cosa, vuelvan andando a casa para despejarse. La idea es guardarse al menos un momento de bienestar entre el trabajo y la cama.Lo agradecerán.

2. Dolores de espalda

Una perogrullada que venimos escuchando desde el colegio, pero que se cumple menos que el protocolo de Kyoto. Una pena, porque el sentarse de forma heterodoxa puede llevar a ‘problemillas’ como un mayor riesgo de sufrir diabetes, ataques al corazón e incluso cáncer .

Solución: sentarse bien derecho, que la pantalla esté a la altura de nuestros ojos y a una distancia de entre 50 y 60 centímetros de nuestra cabeza y otra serie de recomendaciones que se pueden consultar aquí.

3. Sueño

Si no cumplimos con la norma de oro (hacer algo que nos relaje entre el momento que salimos de trabajar y el que nos metemos en la cama) podemos empezar a sufrir gran variedad de problemas. Uno de ellos puede ser la falta de sueño. Dormir entre 8 y 9 horas al día es fundamental para poder afrontar las exigencias de la vida moderna. Pero lo normal es que durmamos apenas 6 horas entre semana, y recuperemos el tiempo perdido los fines de semana. Craso error. El cansancio se va a cumulando si no dejamos que nuestro cuerpo descanse lo que necesita. Esa fatiga se puede convertir en irritabilidad, malestar, y problemas de memoria y de rendimiento.

Solución: no hace falta decirlo, pero por si acaso lo repetimos: Hay que dormir 8 horas todos los día.

4. Problemas cardiovasculares

Sí. Trabajar mucho lleva a la tumba. Y las enfermedades coronarias constituyen una autopista al hoyo. El exceso laboral lleva al estrés, éste a una mayor presión arterial, y ésta, a un infarto.

Solución: el ejercicio físico nos puede ayudar a sobrellevar el estrés. Una dieta equilibrada reduce la probabilidad de infartos. Pero lo que siempre será mano de santo es cambiar la perspectiva con la que nos enfrentamos al trabajo y a la vida en general, si somos muy ansiosos. Así que a visitar al psicólogo se ha dicho.

5. Estrés

Multitud de problemas tienen su origen en este problema abstracto. El agobio por el trabajo, los pensamientos obsesivos, el insomnio, el miedo y la ansiedad forman un paquete peligrosísimo que los expertos denominan estrés.

Solución: relajación, terapia, ejercicio físico y como decíamos antes, un cambio de perspectiva.

6. Cansancio ocular

Estar todo el tiempo pendiente de una pantalla puede ser algo fatal. Nuestro cerebro siempre va a estar activo ante los estímulos de un ordenador, aunque nosotros pensemos que estamos relajados dándole al Call of Duty o viendo un partido en streaming.

Solución: intentar no llevarse el trabajo a casa. Apagar la computadora, el iPad y el smartphone a una hora en concreto, para descansar la vista. Nada como leer un buen libro (a la distancia adecuada, por supuesto) o mantener una conversación para despejar la mente.

7. Capacidades cognitivas

Según un estudio publicado en 2009 en la revista American Journal of Epidemiology, trabajar más tiempo del deseable hace que las facultades cognitivas disminuyan  . En el trabajo se habla de problemas de memoria y atención muy mermadas en aquellos que estaban unas 55 horas a la semana en el trabajo.

Solución: trabajar menos, siempre que sea posible, claro. Algo que en los tiempos que corren parece imposible.

 

Fuente: https://www.revistagq.com/cuidados/running-y-fitness/galerias/los-males-del-exceso-de-trabajo/8305/image/585579