Como balde de agua fría

Fecha: mayo 8, 2017

Autor: onlyformen

Categorías: O4M Tips Etiquetas:

Todos alguna vez a lo largo de nuestras vidas hemos tenido que pasar el mal trago de ducharnos con agua fría, pero aunque parezca que no, ducharse con agua fría nos aporta grandes beneficios tanto a nivel interno con externo

Ducharse con agua fría es algo que no le gusta prácticamente a nadie, pero lo cierto es que una vez que lo pruebas, si lo toleras bien puede llegar a ser incluso adictivo. Hay personas que alguna vez en sus vidas tienen que recurrir a una ducha de agua fría, y esto puede pasar por una serie de motivos la mayoría involuntarios.

Estos motivos pueden ser:

-Porque se haya estropeado el calentador y no disponga de agua caliente
-Porque se ha acabado el gas
-Porque tienes mucha prisa y no puedes esperar a que se caliente el agua
-Porque no te llega bastante presión de agua y el calentador no se enciende
-Estos son solo algunos de los motivos por los que puedes acabar duchándote con agua fría y maldiciendo el día en el que naciste, pero a continuación veremos los beneficios de ducharse con agua fría más importantes y quizá empieces a hacerlo de forma voluntaria más a menudo.

Algunos beneficios de ducharse con agua fría

Durante miles de años se usaban las duchas de agua fría como un remedio natural contra enfermedades e incluso para el bienestar de las personas. Es más, los famosos y míticos Espartanos o los legendarios Samuráis se duchaban con agua fría para hacerse más fuertes y mejorar su capacidad de concentración en las batallas.

  1. Subida de Energía
    No hay nada más revitalizante que ducharse con agua fría por las mañanas. Si eres de esas personas que les cuesta despertarse, una buena ducha de agua fríate despertará en unos segundos y te mantendrá activo durante toda la mañana. La sangre fluye rápidamente por todo tu cuerpo, el corazón late más deprisa, se acelera la respiración y cuando sales de la ducha te quieres comer el mundo.
  2. Mejora la circulación
    Una ducha de agua fría hace que todo tu cuerpo se active y el corazón bombee la sangre con más fuerza haciendo que esta fluya mejor por tus venas, llegando a todos y cada uno de tus músculos y terminaciones nerviosas de tu cuerpo. Mayor energía tras ducharse con agua fría

Por el contrario, el agua caliente hace que el cuerpo se relaje por completo y por eso muchos profesionales aconsejan alternar duchas de agua fría y caliente para mejorar la circulación y acelerar la recuperación muscular tras los entrenamientos.

  1. Ayuda a Controlar el Estrés
    Exponerse al frío ayuda a controlar nuestro temperamento y nuestros nervios, ya que no es fácil controlar las bajas temperaturas. También nos permite conocernos mejor, sabiendo donde están nuestros límites.
  2. Mejora el Estado de Ánimo
    Ducharse con agua fría favorece la secreción de algunas hormonas del sistema nervioso central como la noradrenalina, lo cual mejora el humor de las personas.
  3. Reduce los síntomas de la Depresión
    Al favorecer la secreción de hormonas que mejoran el humor y el estado de ánimo en general, ayuda notablemente a mejorar los casos de depresión.
  4. Antiinflamatorio Natural
    Muchos atletas de élite utilizan las duchas de agua fría para reducir la inflamación de los músculos tras los esfuerzos, ya que actúa como vasoconstrictor permitiendo eliminar más toxinas.
  5. Ayuda a Dormir Mejor
    Si alguna vez te has duchado con agua fría entenderás lo que voy a decir, y es que ducharse con agua fría te deja muy activado y al mismo tiempo te deja en un estado de relajación y bienestar indescriptible.
  6. Mejora la Capacidad Pulmonar
    Es obvio que ducharse con agua fría hace que respiremos de forma más fuerte y profunda (hiperventilación) y eso abre los pulmones permitiendo que entre más aire, por eso tu misión es aprender a controlar la respiración para dominar la situación y sacarle el mayor partido posible.
  7. Mejora la Calidad de la Piel y el Cabello
    Este es otro de los motivos por el que son buenas las duchas de agua caliente y fría de forma alterna, ya que el agua caliente ayuda a dilatar los poros y el agua fría ayuda a cerrarlos. Por eso también es recomendable a veces comenzar la ducha con agua caliente y acabar con agua fría.
  8. Aumenta el Metabolismo Basal
    Ducharse con agua fría hace que nuestro cuerpo luche enérgicamente para regular la temperatura corporal, y para ello tiene que consumir muchas más calorías aumentando el gasto calórico total.
  9. Ayuda a quemar grasa
    Debido al gran gasto calórico del organismo, favorece la combustión de la grasa acumulada contribuyendo a perder peso de forma totalmente saludable.
  10. Aumenta los Niveles de Testosterona
    Las altas temperaturas reduce la cantidad de esperma, al contrario que ocurre con el frío, que aumenta los niveles de testosterona ayudando a producir más esperma.

En conclusión, después de ver algunos de los beneficios más importantes de ducharse con agua fría, seguro que más de una persona probará e intentará darse una ducha de agua fría a ver qué pasa.

www.hombremoderno.es