Hidratación, el secreto para un buen rendimiento

Hidratación, el secreto para un buen rendimiento

Muchas veces al hacer ejercicios podemos llegar a sentir que nos acaloramos más de lo normal, que no rendimos lo suficiente o que nuestro cuerpo literalmente «no da más», sin embargo, no sabemos que probablemente se deba a que no nos estamos hidratando de manera correcta.

En primer lugar, tenemos que estar conscientes de que debemos hidratarnos durante todo el proceso de ejercitación, esto quiere decir que es necesario en el pre, durante y post entrenamiento.  Hacerlo antes de empezar prepara el cuerpo para lo que viene,  hacerlo durante el ejercicio nos ayudará a mantener la temperatura de nuestro cuerpo, y después de terminar ayuda a recuperar los nutrientes perdidos en el sudor.

Si estás acostumbrado a entrenar intensamente, o por más de una hora, el agua no será suficiente. En el mercado existe una gran variedad de bebidas “isotónicas” que ayudan a reponer los electrolitos y a mantener el nivel de glucosa,  brindando un boom de energía adicional a los músculos y regularizando nuestro termostato interno.

Si sospechas que no te estas hidratando bien o que estás sufriendo de deshidratación, la mejor manera de comprobarlo es a través de tu orina.  Si al observarla es incolora o con un ligero amarillo, significa que todo está bien, pero si al contrario, la notas con un tono más ámbar o amarillo fuerte, significa que estás sufriendo de deshidratación y necesitas tomar cartas en el asunto.