Kobe Bryant 1978-2020

Ricky Rubio, Zinedine Zidane, David Beckham, El Barça, Kyrgios, Ronaldinho Gaúcho entre muchos han enviado muestras de dolor tras la muerte del Jugador de Básquet de los Angeles Laker´s… una gran perdida para el mundo.

En la noche del 15 de abril de 2003, Kobe Bryant hizo el palomero en un pase desde la línea de fondo de su compañero Robert Horry, se plantó delante de Vincent Yarbrough, de los Nuggets, lo toreó con un bote por detrás de la espalda, pisó la bombilla del parqué de su vida, el del Staples Center de Los Ángeles, y voló hacia la canasta. En un giro de casi 360 grados en el aire, machacó el aro de forma insólita. «El mate del helicóptero», lo bautizó alguna crónica, en una acción que no falta en las recopilaciones de mates, entradas a canasta y tiros en el último segundo que ayer compartían, en duelo, los aficionados al baloncesto de todo el mundo.

Bryant voló muchas veces. En rectificados imposibles con los que evitaba los brazos de los pívots rivales. Pero también en su helicóptero, que él mismo pilotaba para escapar del tráfico irremediable de Los Ángeles, camino del entrenamiento o de los partidos. Así fue ayer su último vuelo: un grupo de excursionistas en bici vio ayer caer un helicóptero en Calabasas, entre los cañones que circundan el Oeste de Los Ángeles. La máquina perdió el control y se precipitó contra una zona pedregosa. Después, se supo que en Bryant era una de las ocho personas que iban dentro. También estaba Gianna, la mayor de sus hijas, de 13 años y que había heredado la pasión por el baloncesto de su padre. Muchas de las últimas imágenes de la estrella de los Lakers habían sido en partidos a los que acudieron juntos y Gianna soñaba en jugar un día en UConn, el equipo universitario más prestigioso de EE.UU. Ambos iban a un entrenamiento en la academia que Bryant tiene en Thousand Oaks, una localidad cercana a Los Ángeles.

La noticia del fallecimiento la adelantó el portal «TMZ» y fue un hachazo en el mundo del baloncesto y más allá. El duelo se extendía en los medios, en las redes sociales y en las canchas de la NBA. Ayer se disputaron varios partidos y hubo minutos de silencio y homenajes a uno de los jugadores más decisivos de la NBA del último cuarto de siglo. Bryant tuvo una mezcla de precocidad, genio, ambición y longevidad poco habituales en la NBA, en la que tuvo un papel protagonista durante veinte años. Rompió moldes desde su estreno: imitó a Kevin Garnett y se plantó en la liga profesional sin pasar por la universidad, a pesar de que se lo rifaban todas las universidades. Esa decisión era entonces muy poco habitual, nadie, con la excepción de Garnett, lo había hecho en las dos últimas décadas.

Después de haberse salido en su colegio de instituto en las afueras de Filadelfia, fichar por la NBA a los 17 la primera muestra de su personalidad arrolladora, que la traería también enemigos. Igual que lo fue casarse muy joven, a los 22 años, contra la opinión de su familia.

Adiós a una leyenda

En la cancha, lo consiguió todo: cinco anillos de la NBA, título de MVP, récords de precocidad y de anotación, 18 veces All-Star… Fue un jugador siempre al máximo, acusado de chupón, de abusar de sí mismo -tiene el récord de tiros fallados-, pero que nunca se quitó la responsabilidad, el mejor para cuando suena la bocina. Protagonizó una de las mejores duplas de la historia de este deporte junto a Shaquille O’Neal, que le dio tres campeonatos y con el que acabó peleado, y otra menos sonado, pero igual de efectiva, con Pau Gasol, que fue su amigo para siempre, para anotarse otros dos títulos.

«Mi hermano mayor. No me lo puedo creer»


Pau Gasol .

Fue, sobre todo diferente: hablaba italiano y español, le gustaba el fútbol europeo, se convirtió en el jugador más odiado pero se fue entre ovaciones, tuvo capítulos negros -le acusaron de violación en 2003- y ganó un Oscar por un corto de animación autobiográfico. En él, no se olvidó de su «mate del helicóptero», que recreó dentro del sueño de un niño, como él, que amaba el baloncesto. Otro helicóptero acabó ayer con los sueños que le quedaban fuera de la canasta.

Noticia por LeBron

La trágica noticia llega un día después de que Bryant, padre de cuatro hijos, estuviera de nuevo en boca de todos, ya que LeBron James, jugando su segunda temporada con los Lakers, le pasó en la tabla de anotadores. «Sigues llevando el baloncesto más allá. Mi total respeto», puso en Twitter el propio Bryant este mismo domingo.

Kareem Abdul-Jabbar (38.387), Karl Malone (36.928) y ahora James (33.655) están por delante de la ‘Mamba Negra’, un jugador diferente y de época en la franquicia de oro y púrpura. Bryant se despidió del balón naranja el 13 de abril de 2016, despedida que firmó con 60 puntos en la victoria Laker sobre Utah Jazz.

Fuente